La ONU denuncia ataques contra doce instalaciones médicas en el noroeste de Siria

Edificio derrumbado en Siria donde pueden verse todo tipo de escombros

MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) –

La escalada de violencia que comenzó a finales de abril en la zona noroeste de Siria se ha saldado por ahora con ataques contra al menos doce instalaciones médicas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que considera estas acciones “graves y totalmente inaceptables”.

El responsable de la agencia en la región, Ahmed al Mandhari, ha recordado que el Derecho Internacional Humanitario establece protecciones expresas para los civiles, “hasta en los conflictos más violentos”. Esta protección se extiende también a infraestructuras básicas como hospitales y escuelas.

“Las partes enfrentadas en Hama e Idlib violan flagrantemente estas normas y mujeres, niños, ancianos y otros grupos vulnerables terminan sufriéndolo”, ha advertido Al Mandhari en un comunicado.

Desde el 29 de abril, doce instalaciones médicas han sufrido algún tipo de ataque, cinco de ellas en un único día –5 de mayo–. En el norte de Hama, por ejemplo, ya no quedan hospitales abiertos, lo que deja desprotegidos a unas 300.000 personas, según la nota de la OMS.

El responsable de la organización también ha expresado su preocupación por los civiles que han abandonado sus hogares, unos 150.000 aproximadamente, en la medida en que “ahora no tienen acceso a servicios médicos básicos”. Al Mandhari ha advertido del riesgo de que puedan darse brotes de enfermedades en los asentamientos temporales de desplazados.