Algunos tratamientos biológicos para la psoriasis pueden ser más seguros para los pacientes

Persona con psoriasis ampliando su afección con una lupa

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) –

Un estudio de cohorte observacional encuentra menos riesgo de infección grave en pacientes que toman medicamentos sistémicos más nuevos y dirigidos para la psoriasis, una enfermedad crónica de la piel que afecta a 125 millones de personas en todo el mundo. Es un trastorno autoinmune, en la que el sistema inmunitario ataca las células sanas del cuerpo.

En los últimos años, los nuevos medicamentos, conocidos como biológicos, que inhiben el sistema inmunitario hiperactivo al atacar vías inflamatorias específicas, han revolucionado el tratamiento de la psoriasis y otras patologías autoinmunes. Sin embargo, hasta ahora, pocos estudios han documentado la seguridad comparativa de estos diversos productos biológicos.

En el estudio más grande de su tipo, los científicos clínicos compararon el riesgo de infección grave, un efecto secundario de preocupación debido a los efectos de alteración inmune de estos tratamientos, en siete fármacos sistémicos utilizados para el tratamiento de la psoriasis.

La autora principal Erica D. Dommasch, dermatóloga en el Departamento de Dermatología del ‘Beth Israel Deaconess Medical Center’ (BIDMC, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, y colegas encontraron una disminución en el riesgo de infección en pacientes con psoriasis utilizando algunos de los medicamentos más nuevos y más específicos en comparación con los que toman metotrexato, un medicamento ampliamente utilizado desde la década de 1960 como tratamiento de primera línea para la psoriasis moderada a grave. Los hallazgos se presentan este viernes en la reunión de la Sociedad de Dermatología Investigativa que se celebra en Chicago, Estados Unidos, y se publicaron simultáneamente en ‘JAMA Dermatology’.

“Además de ser potencialmente más efectivo que el metotrexato, algunos de los nuevos tratamientos dirigidos para la psoriasis también pueden ser más seguros para los pacientes en términos de riesgo de infección”, plantea Dommasch, quien también es Instructor de Dermatología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, Estados Unidos. “Es posible que los médicos y los pacientes quieran considerar los riesgos de infección al elegir un tratamiento sistémico para los pacientes con psoriasis de moderada a grave”, agrega.

En la psoriasis, las células de la piel proliferan demasiado rápido, aproximadamente diez veces más rápido que lo normal, y el exceso de células se acumula en parches escamosos y gruesos de piel seca que pica, especialmente en el cuero cabelludo, los codos y las rodillas. El metotrexato, un antiinflamatorio que bloquea la capacidad de las células para crecer, ha sido una opción de tratamiento eficaz para los pacientes con psoriasis con enfermedad más grave, pero como el metotrexato actúa en todas las células del cuerpo, su uso tiene el potencial de producir efectos secundarios no deseados, incluida una infección grave.

Ciertas proteínas del sistema inmunológico, llamadas citoquinas, son importantes para provocar la psoriasis. Los tratamientos más nuevos, como los biológicos, funcionan al inhibir diferentes tipos de citoquinas. Algunos de los primeros productos biológicos, como adalimumab, etanercept y infliximab, funcionan al inhibir la necrosis tumoral (TNF, por sus siglas en inglés), una proteína ampliamente implicada en la inflamación.

MAYOR ORIENTACIÓN A LAS VÍAS INFLAMATORIAS INVOLUCRADAS

Los nuevos productos biológicos están más orientados a las vías inflamatorias involucradas en la psoriasis, incluido ustekinumab, que actúa bloqueando dos proteínas: la interleucina-17 y la -23. Se ha demostrado que estos nuevos agentes son más efectivos en el tratamiento de la psoriasis y también podrían ser más seguros dada su acción más específica en el sistema inmunológico. Apremilast, un tratamiento sistémico no biológico más nuevo, no inhibe directamente las citoquinas inflamatorias y se cree que no tiene mayor riesgo de infección; sin embargo, generalmente es menos efectivo en el tratamiento de la psoriasis.

Dommasch y sus colegas utilizaron dos grandes bases de datos de reclamaciones de seguros que incluían a más de 250 millones de personas en Estados Unidos. Los dermatólogos rastrearon la incidencia de una infección grave que requería hospitalización en aproximadamente 107.000 pacientes con psoriasis que tenían una receta reclamación de uno de los siete medicamentos sistémicos aprobados por la FDA (la agencia estadounidense del medicamento) para el tratamiento de la psoriasis de moderada a grave, incluidos los medicamentos sistémicos más antiguos (acitretina y metotrexato), productos biológicos (adalimumab, etanercept, infliximab y ustekinumab) y un inhibidor de molécula pequeña (apremilast).

Los científicos descubrieron que los tipos más comunes de infección grave eran la celulitis, la neumonía y la bacteriemia/sepsis entre los pacientes que tomaban medicamentos sistémicos. El equipo halló un riesgo significativamente menor de infección grave con apremilast, etanercept y ustekinumab en comparación con el metotrexato.

No encontraron una tasa diferente de infección general entre los usuarios de acitretina, adalimumab e infliximab en comparación con el metotrexato. El hallazgo de que ustekinumab tuvo menor riesgo de infección grave sugiere que los productos biológicos dirigidos específicamente a las vías inflamatorias en la psoriasis pueden ser más efectivos y más seguros cuando se trata del riesgo de infección.