Un estudio revela que la mastectomía menos invasiva es segura para más pacientes con cáncer de mama

Una mujer haciéndose una prueba de masectomía, en el ordenador puede verse el resultado

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) –

Un estudio de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota, Estados Unidos, muestra que una mastectomía menos invasiva que deja intacta la superficie de la mama se ha convertido en una opción segura para más pacientes, incluidas aquellas cuyo cáncer de mama se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos o que tienen factores de riesgo de complicaciones quirúrgicas.

En el procedimiento, conocido como mastectomía para preservar el pezón, los cirujanos extirpan el tejido mamario, dejan la piel, el pezón y la areola e inmediatamente reconstruyen los senos. Los hallazgos se presentan en la reunión anual de la Sociedad Americana de Cirujanos del Pecho. Los investigadores evaluaron los resultados de la mastectomía con preservación del pezón en 769 mujeres que se realizaron el procedimiento entre 2009 y 2017. En total, la cirugía se realizó en 1.301 senos durante el periodo de estudio.

Las complicaciones dentro de los 30 días posteriores a la cirugía disminuyeron del 14,8 por ciento en 2009 al 6,3 por ciento en 2017, a pesar de que el procedimiento se ofreció a más mujeres, incluidas aquellas cuyo cáncer estaba localmente avanzado o que tenían factores de riesgo de complicaciones quirúrgicas como obesidad o cirugía previa, según el estudio. En un año después de la cirugía, la reconstrucción se consideró un éxito en aproximadamente el 97 por ciento de los casos.

“Ofrecer una mejor estética como resultado de estas cirugías a mujeres que han tenido un diagnóstico devastador es extremadamente gratificante”, dice la autora principal del estudio, Tina Hieken, cirujana de mamas de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota. “Hoy en día, los pacientes con cáncer de mama a los que no se les ofrecen procedimientos para preservar el pezón deben preguntar a sus cirujanos por qué. Como muestra este estudio, estas cirugías están resultando seguras para una amplia base de pacientes”, añade.

El estudio encontró que fumar o la radiación reciente o actual antes de la cirugía incrementó significativamente la tasa de complicaciones quirúrgicas; la radiación antes o después de la intervención quirúrgica se asoció con fallo de reconstrucción mamaria.